lunes, 26 de mayo de 2008

Insomnio

Desvarío en la noche,
oigo tu voz y no se donde,
vuelvo a dormir tranquilo,
y en mi mente ahí sigues.
Tus gestos, tus manías,
tus complejos, tu risa,
todo me recuerda a ti,
y nada me queda de ti.

1 comentario:

Lunático dijo...

Cuando un espacio que antes rebosaba, derrepente está tan vacío, no podemos evitar recordarlo a cada instante.
Un amor... ¿amor?
Yo aun escuch los ecos de lo ultimo que llamé así.
Un saludo.