jueves, 25 de septiembre de 2008

¿Vacaciones?

"Esta carta la escribo desde mi lugar de retiro espiritual. Hijo mío llevo sin verte cerca de nueve años, pero ya sabes que la iglesia me condenó por mis pecados a estar quince años reflexionando en solitario sobre lo que hice. Cada día que pasa te añoro más, aún recuerdo el día que me marché, tenías tres añitos y llorabas abrazado a tu madre sin querer despedirte de mí, no querías que me fuera, pero eso no lo pudimos controlar ni tú ni yo.
Te escribo porque hoy empiezan tus vacaciones y si la memoria no me falla también es tu cumpleaños, no puedo hacerte un regalo porque no me dejan mandar nada, solo está carta, y tampoco dispongo de vacaciones, disfruta las tuyas que me han dicho que son casi tres meses.
Sin mas te deseo un FELIZ CUMPLEAÑOS y que cumplas muchos más.
Ya me queda menos para verte."
El niño soltó la carta y miró a su madre, ésta sonreía y lo observaba con expectación.
-Papá se cree que soy tonto ¿no? -dijo el niño ante la atónita mirada de su madre.
-¿Por qué dices eso? Papá te quiere mucho si no ¿por qué te iba a escribir?
-Yo sé que papá no está de retiro espiritual, robó una casa y lo metieron en la...
-No digas tonterías, nunca contradigas a tus mayores y menos a tus padres, si él dice que está allí, está allí y punto.
La madre dió por zanjada la discusión y se marchó a la cocina a hacer la comida. El niño se quedó en el salón observando la carta, él sabía la verdad, era el único, pero nadie le hacía caso.